jueves, 17 de septiembre de 2015

Nuevo libro de María D’Alessandro

Quando ancora non sapevo né leggere né scrivere
Cuando aún no sabía leer ni escribir
María D’Alessandro
Buenos Aires, Ediciones El Escriba, 2015.

Una escritora culta y sensible encara la tarea de recordar, y el recuerdo, aunque doloroso, se transforma en páginas plenas de verdades. Cuanto dice María es lo que ha vivido, lo que la ha marcado, y lo que la ha hecho el maravilloso ser humano que es, tan querido por tanta gente…
Las vivencias aparecen en esta obra en un juego de claroscuros: huir de la guerra, pero dejar su tierra; tener ropa que ninguna hermana ha usado antes, pero no volver a ver a su tía, a su abuela. Pervive en ella el deseo de regresar. Y así, oscilando entre una y otra, va pasando los días, los meses, los años. Hasta que llega el amor y la ata a la nueva patria, y llega con él la certeza de que todo tiene un motivo, de que tanto dolor tiene recompensa.
Una carta premiada y varios poemas, en una edición bilingûe muy cuidada por Silvia Buendía, de Editorial El Escriba, nos aproxima al alma de la ítaloargentina tan reconocida aquí y allá, cuyos méritos destaca el Profesor Vito Moretti en el prólogo que le escribe. Y si hay algo que me impacta en los textos de María - muy especialmente en éste- , es su capacidad para encontrar la imagen justa, como cuando dice: “Los abrazos que parientes y amigos nos prodigaron/ (…) a medida que la nave se alejaba, iban cayéndose/ como hojas que la distancia marchitaba/ como raíces arrancadas por la crecida”. Qué versos! Lo dejan a uno sin palabras! Ojalá muchos puedan leerlo en el idioma original; es increíblemente bello, enormemente cierto.

viernes, 3 de julio de 2015

Las cigueñas tienen dos hogares


No cabe duda de que Susana Slanina es muy afortunada. Es poeta, es pintora y une en sí misma la raiz checa y el presente argentino. De esta conjunción sólo podía surgir una obra tan bella como la que presenta, escrita desde el pasado, reelaborado y asimilado para un fecundo presente y un luminoso porvenir.
Ella nos habla acerca de la temática del poemario: “Este libro surge de las experiencias vividas desde la infancia en Buenos Aires hasta el reencuentro con parte de la familia en la República Checa, con compañeros de inmigración de padres y abuelos en el Chaco, y de la participación en las actividades de la colectividad checa en Argentina. Desde una perspectiva sin idealizaciones los poemas revelan emociones, costumbres, paisajes argentinos y europeos. Pero especialmente tratan sobre todos los hombres y mujeres que buscan vivir en paz en cualquier lugar que su tiempo los encuentre”.
Acompañados por las espléndidas imágenes creadas por Suna, los textos abordan los momentos que la han marcado, y se refieren a personajes y paisajes. Algunos - como el abuelo - fueron una fuerte presencia en la infancia, y dejaron un legado perdurable. A otros, los frecuentó de adulta, y pudo forjar un vìnculo que superó el tiempo y la distancia.
Con estilo despojado e intenso, pleno de imágenes visuales, evoca momentos alegres y amargos, lugares vislumbrados en momentos de temor o de placidez. Todo ello con maestría, logrando páginas en las que brilla la perfección de quien ha repasado una y otra vez, con profundo amor, cada línea, cada pincelada.
Y hay más: hay muchas frases que saltan a la vista por sí solas, como aforismos, destacándose por su sabiduría y concisión. “Uno deja su hogar,/ y el hogar nunca lo deja a uno”, escribe al referirse a la emigración. Y con emoción, en “El corazón reparado”, celebra el reencuentro: “volveremos a partir/ pero ya no estamos perdidos”. Entre uno y otro instante, una amplia gama de sentimientos, con los que podrán identificarse hombres y mujeres de todas las latitudes, revive en estos poemas que homenajean a sus mayores, a nuestra tierra y a los lazos que saben forjar quienes crecen incorporando vivencias, abriéndose a nuevos horizontes.

Susana Slanina (Suna) nació en Buenos Aires en 1954. Es poeta y artista plástica, con dedicación exclusiva hace algunos años. Sus últimos trabajos reúnen poesía y pintura. Sus padres y abuelos son de origen checo. Con anterioridad a la publicación de este libro expuso en Adrogué un conjunto de 23 obras referidas a la migración. La familia materna llegó a Argentina en 1936, la paterna un par de años antes. Ambas familias y otras cercanas continuaron aquí su relación y se integraron completamente en la vida de este país. De esta historia nace la vivencia de tener en el mundo dos lugares de identificación. De dos continentes enlazados brota la convicción de que el olvido del origen nos hace extraños aún para nosotros mismos.

domingo, 22 de marzo de 2015

Más allá de los Puentes

Más allá de los Puentes
del tiempo, de la vida y de la misma muerte...
Paco Robles
Rosario, Editorial Literaria Argentina, 2014 

En este sèptimo volumen, con Prefacio del Dr. León Komorovski y Prólogo de la Lic. Ana María Zanelo Duarte, Paco emprende la difícil tarea de contar la vida de un amigo. Un amigo entrañable, que ya no está físicamente. El escribe: "Nos conocíamos de muy chicos, podríamos decir que nos formamos juntos, un amigo que he llegado a entender con el tiempo, la distancia, los diálogos, los desencuentros y los reencuentros". Ese amigo nació en Andalucía y fue traido muy pequeño por sus padres. Aquí tuvo que sobrellevar la dura realidad de no ser de un lado ni del otro, la pobreza, la nostalgia de los emigrantes, y el dolor de saberse inmerso en un drama del que no puede sustraerse. A esto se sumaba la actitud de algunas de las personas que rodeaban a la familia recién llegada: la tía, que exige que la criatura esté todo el tiempo en brazos, la maestra que finge no escuchar cuando agreden al niño, los compañeros que lo hacen víctima de una tentativa de abuso...
Pero no todo es tristeza en estas páginas. Hay líneas muy luminosas: las que describen la vida en Rosario y Alcorta; las que se refieren al amor por el conocimiento, las que dan cuenta de la incipiente pero férrea vocación de servicio, que se orientará hacia la religión y la docencia.
Con la libertad que le da el narrar en tercera persona, y la aparente objetividad inherente a esa elección, el escritor relata la vida de Manuel, desde sus primeros días hasta que, reconocido profesional, vive en otros países y se inserta en otras culturas. Todo ello con una prosa clara y elegante, como es habitual en los libros de Paco Robles. Como en este bellisimo fragmento que dice: "Más allá de los puentes, del tiempo, de la vida y de la misma muerte, último puente a transitar, El está con los brazos abiertos, esperando para estrechar en ese cálido abrazo eterno que no tiene fin y que toda la Humanidad anhela aunque generalmente no es consciente del mismo".
Una caricia para el corazón, y un desafío para la inteligencia. Todo lo tiene esta obra tan hermosa, tan profunda.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Te voy contar

Relatos del ser armenio
Juan Carlos Balassanian

“Imaginé que al final de la batalla se abrazaban contentos porque habían ganado. Imaginé que festejaban abrazados como yo me abrazaba a mi papá en la cancha de Boca. Imaginé que después los amigos llegaban a sus casas y abrazaban a sus madres. Imaginé que a la noche celebraban todos sentados en una mesa comiendo y riendo…”. La mirada inocente de aquel niño nos da cuenta, hoy, casi paradójicamente, de que las historias asimiladas durante la infancia transmitían uno de los acontecimientos más brutales y tristes de la humanidad. Pero ese mismo niño tuvo el privilegio de habitar un mundo pleno de afectos, sabores y alegrías gracias a la fuerza de una estirpe que superó la tragedia y mantuvo el orgullo de sus tradiciones. Así, con este saber, creció el escritor que hoy nos devuelve estos relatos atravesados por la ternura, convirtiendo la certeza del horror en la imagen de un tronco que no pudo ser arrancado y hoy muestra la rama fértil y poderosa que se levanta por encima de las sombras.
Te “voy contar” es homenaje y es abrazo, es risa y es llanto, es memoria inevitable y es certificado de orgullo y valentía; es bálsamo, es testimonio, es creación, es impulso vital; es la certeza de que la tierra que se regó con sangre ha sido la elegida para dar los mejores frutos.
A cien años del Genocidio Armenio, Juan Carlos Balassanian nos da el regalo de estas páginas a las que nos asomamos, con gratitud y con emoción, desde todas las culturas que reconocemos y celebramos este ejemplo de fortaleza.
Laura Massolo

Leer más: http://www.zonaborde.com.ar/products/te-voy-a-contar-juan-carlos-balassanian/