miércoles, 11 de enero de 2012

En el nombre de Raquel

de Myrtha Schalom y Mariel Rosciano




Inspirada en la novela ¨La Polaca¨ de Myrtha Schalom, que relata la historia de Raquel Liberman, una inmigrante judía polaca que obtuvo notoriedad por haberse atrevido a denunciar ante la Justicia en 1929, a la sociedad de proxenetas Zwi Migdal. 
La versión teatral pretende mostrar instantáneas de su heroíca y breve vida en nuestro país a comienzos del siglo XX que, sin alteraciones, replican y padecen mujeres en situación de prostitución aún en el siglo XXI. 
Nuestra intención es enlazar aquel hito histórico, jurídico y social con la lucha que se da hoy en día contra las redes de trata de personas.

Dramaturgia: Myrtha Schalom - Mariel Rosciano
Actuación: Mariel Rosciano
Dirección: Gabriel Rovito

Diseño Sonoro: Jose Mediavilla
Escenografía: Barbara Alperowicz
Diseño Gráfico: Lucas Giono
Fotografía: Mara Folch
Asist. De Producción: Ma. Emilia Rosciano
Producción General: Gazpatxo Producciones
Prensa: Mariel Garrido (marielgarridodeprensa@gmail.com)

Estreno: Lunes 16 de enero a las 21 hs. 
Funciones: Lunes a las 21 hs
Teatro: Teatro Sha (Sarmiento 2255)
Entradas: $50.- 

+ PRODUCTORA: www.gazpatxo.com






-- 
Mariel Garrido
Prensa / Producción
marielgarridodeprensa@gmail.com


¿Cómo tratar un tema doloroso sin que deje de ser bello? ¿Cómo crear conciencia sin opacar la condición artística de la obra que se presenta? Estos desafíos parecen ser los que abordaron los talentosos integrantes de este equipo, logrando un resultado magnífico, producto del amor y el cuidado puesto en cada detalle.
Me deslumbraron. Myrtha, tan amigable, tan cálida, con esa trayectoria impresionante que tiene, que incluye un Martín Fierro; Mariel, con su decir clarísimo y natural, con el esfuerzo enorme que hace no sólo en lo emotivo, sino también en lo físico; Gabriel, forjando las situaciones en las que vivió esa Polaca que tanto coraje tuvo... Y las luces, el sonido, la escenografía (original y llamativa), acompañando y completando cada idea que se enunciaba.
El lunes a la noche, en Hebraica, aplaudimos hasta que no pudimos más. Les agradecimos que nos hicieran sufrir, indignarnos, sonreír. Fueron momentos en los que ninguno de los presentes quedó ajeno al drama. La actriz, sola ella, protagonizó diversas episodios: ante la cuñada, ante el segundo marido, ante el juez, y no obstante su juventud, salió airosa donde más de una fracasaría.
Felicitaciones a todos, y gracias por compartir este espectáculo duro pero esperanzado, que se cierra con las voces de muchas mujeres que reavivan la herida, que demuestran que tantos años han pasado en vano.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.