martes, 30 de agosto de 2011

DESFILE DE EXTRAÑAS FIGURAS


Funciones despedida, todos los sábados de septiembre.
Sábados a las 20.30hs.
Teatro La Máscara
Piedras 735 – C.A.B.A.
(011) 4307-0566

http://youtu.be/FfvsgWG4QF8

Marcela Fernández Señor

Domingos de Septiembre 19.30Hs.

"En Familia" de Florencio Sanchez

ÚLTIMA OBRA DEL CICLO 2011

RADIOTEATRO PARA VER

Con Aldo Barbero, Marcela Fernández Señor, Norberto Gonzalo, Mabel Landó, Liliana Lavalle, Matias Leites, Fabian Orce, Jorge Paccini y Mimí Rodriguez.

Dirección: Jorge Paccini.

Teatro La Máscara
Piedras 736
Te: 4307-0566

viernes, 19 de agosto de 2011

Quanta Nostalgia.....

Historias de Inmigrantes Italianos

Presentación del libro de
Antonia Russo
19 de Agosto, 19.00 hs.

Mesa redonda:
María González Rouco y Silvia Quadranti

Presentación: Cristina Borruto

Con la actuación de:
el tenor José Lauria, la pianista Jazmine Lin
y
la cantante Internacional Irma Rizzuti

En la Asociación Dante Alighieri de Buenos Aires
Tucumán 1646

ENTRADA GRATUITA

La Asociación Dante Alighieri se reserva el derecho de cancelar, suspender o modificar su programación cultural

La Asociación Dante Alighieri se reserva el derecho de admisión

Más detalles:
http://www.blogger.com/mc/compose?to=cultural@dante.edu.ar
Tel. 4371-2480


viernes, 12 de agosto de 2011

Elegías de Buenos Aires

Es una plazoleta con un monumento de Yrurtia.
La calle Suipacha, la calle Tucumán, la calle Florida.
Y una Martona a una cuadra de la panadería De las Bellas Artes.
También una plaza cercana donde otro hombre
fusiló sin maldad y fue descuartizado en el horror y la penuria.
Ambos se equivocaron al amar a una patria imprescindible.
Estoy hablando de mis lazos, estoy hablando de mi inmortalidad.
Con los años llegó otra plaza con jacarandaes,
frente a una biblioteca y a un palacio de estilo francés.
Más íntima, con voces de Banchs y de Lugones.
Por esos días vinieron las calles de la mano del padre.
Adoquines, veredas, la heredad del estío.
Es ese riachuelo del sur que contemplo en la alquimia.
Junto a él divisé pobreza, falsía, caducidad.
Y un almacén venturoso que no existe.
Los años fueron recuperando reflexiones y olvidos.
Se incendiaban liturgias, himnos, infamias.
Vinieron trenes, barcos, puentes. Otros legados.
Para mi eran espacios de hogueras y esplendores,
Aniversarios, puños insurrectos;
una plaza de Balvanera prefiguraba la revolución.
Muchos de estos símbolos intenté decirlo en poemas.
En cada barrio anhelé descubrir malvones, la luna solitaria,
el balcón irreparable de una princesa polaca,
la historia de Alejandra, los talleres de Vasena,
un patio y una parra con abuelos transterrados,
el barrilete de agosto, un poeta soñando en el tranvía.
Un zaguán, la puerta de una niña de ojos verdes.
O la mujer del sombrero azul detrás de unos cristales.
Después, todo fue bruma, un declinar de tardes.
Confirman lo elegíaco olores y fechas.
La ausencia me interroga en estas mitologías.

Carlos Penelas

SON DE NUEVO TRES

Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Perdona Manuel 
por plagiar unos versos 
que no te quité. 
Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Son de nuevo tres, 
otra vez juntitos 
en el redondel. 
Redondel de Gloria 
abierto a sus pies, 
graderías de oro, 
burladeros grana, 
callejón de muerte, 
y allí están los tres. 
Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Son de nuevo tres, 
los tres muy juntitos 
en el redondel. 
Muleta de versos 
que lleva Manuel, 
rimas y metáforas, 
espolón de acero 
clavado a sus pies… 
Montera en la mano 
que lleva José, 
altiva la frente, 
mirada a lo alto, 
caminan con él… 
Allí está Conchita, 
diáfana sonrisa, 
súplica en el aire, 
para jugar con el toro 
que ha tocado en suerte 
ya están los tres. 
Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Son de nuevo tres, 
los tres muy juntitos 
en el redondel. 
En la presidencia, 
allí está Él, 
Dios que saluda 
con su reverencia 
al ver a los tres… 
Y allí están los tres, 
su sino en las manos 
y la clara conciencia 
de un tiempo que fue… 
Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Son de nuevo tres, 
vestidos de versos, 
vestidos de cielo 
y de fe también. 
Capote en las manos, 
la Gloria en el alma, 
un pitón de muerte 
y el último réquiem. 
Uno, dos y tres… 
Uno, dos y tres… 
Juntos en el cielo, 
son de nuevo tres. 

Buenos Aires, 2 de febrero de 2011, 
día en que Concepción Benítez Carrasco, 
se unió, en el cielo, a sus hermanos 
José María y Manuel. 

Creación de José Antonio Jesús García

lunes, 8 de agosto de 2011

LITERATURA Y DEBATES

S.A.D.E
GRUPO SALAMANDRA
Viernes 26 de  agosto, 19 Hs
INVITACIÓN:
 
CICLO , LITERATURA Y DEBATES
“ La difusión del libro”
Oscar Tafettani
 
Narrativa:
 Gloria Pampillo
 
Poesía
Ernesto Costa Perazzo
 
S.A.D.E - Uruguay 1371. C.A.B.A

sábado, 6 de agosto de 2011

33 relatos para ser contados


Treinta y tres relatos....
Filosofando en el arte de las palabras, se van mechando los relatos en situaciones acaecidas o por suceder. Equidistantes, en paralelos, dogmáticas o altruistas.
Espejo y contrapunto de situaciones añoradas, donde la sensualidad nos muestra su mejor faceta.
O quizás detrás del espejimo nos resuelve el enigma.
Todo por rever con ese sabor a pasado revivido, dejándonos esa sensación de transcurrido en un abanico de sentimientos y posibilidades. "Freya"
Emanuela Gabriela Speranza Turchet
Friulana, nacida el 3 de mayo de 1944 en Cordenons.
Contadora Pública (UBA)
Recibió los siguientes premios literarios en:
Concurso poético de la Embajada para la Paz
Orden poética Pedro B. Palacios "Almafuerte"
Orden poética El hombre de las rosas José Angel Laschera
Orden poética Simón Herrera Nefe
Fundador de Ateneo Poético Argentino
Orden poética El lápiz de Oro
Realizó en el exterior los siguientes cursos:
"Usos y costumbres chilenas"
"Narrativa Chilena" y "Sigmund Freud" en Universidad Federico Santa María de Chile
"Miradas de Oriente y Occidente"
"Literartura"
"Las claves del arte Occidental y Oriental"
"Claves de la literaratura"
"América y Chile, un mundo de contrastes"
"Historia de las ideas educacionales en América Latina"
En la Pontificia Universidad Católica de Chile

el nuevo libro de Emanuela Gabriela Speranza Turchet
se presentará en:
Sociedad Friulana de Buenos Aires:   
Jueves 18 de Agosto 18.30 hs
Navarro 3974 Esquina Chivilcoy
Tel: 4501 0764

Casal de Catalunya:
Martes 23 de Agosto 18.30 hs
Sala Gaudí
Chacabuco 863
Tel: 4300 4141

viernes, 5 de agosto de 2011

Imaginar Buenos Aires

En un artículo de nuestro amado John Berger dice: “El misterio de París. ¿Cómo es posible captar una imagen de la ciudad, dibujarla? No ya la imagen oficial, acuñada en las monedas de la historia. Algo más íntimo”. He aquí, querido lector, el tema que nos debe preocupar cuando intentamos definir algo sin caer en estereotipos o populismos irracionales, sin dejarnos llevar por la industria cultural ni por un intelectualismo sin esencia. Esta misma pregunta quizás la hizo Woody Allen cuando filmó esos tres minutos iniciales de Medianoche en París. Hay otros ejemplos, pero estos son los más recientes para un lector urgido por el tiempo, el desconocimiento y la abulia. Un querido lector, un querido amigo – me refiero al escritor Edmundo Moure – sabe perfectamente qué estoy diciendo.
El Antichton o la antitierra es un lugar místico de cuya existencia Pitágoras nos dejó un testimonio. Antichton es un país al revés, definitivamente negado e imposible para los seres humanos. Allí, como en las canciones de María Elena Walsh, existe el mundo del revés. La nieve cae hacia arriba, los árboles crecen hacia abajo, el sol luce negro, los habitantes son gente de dieciséis dedos que entran en trance bailando... Se decía que ellos no podían venir hacia nosotros ni nosotros hacia ellos. Era lógico, desde el absurdo. Más tarde, todo el medioevo habló del otro lado del globo. Para los griegos -recordemos- el hemisferio sur estaba deshabitado y era inhabitable.
Ulises, en busca de la montaña del Purgatorio sabía que se encontraba en el corazón, en el centro de Antichton. De donde nadie regresaba. Dante y Virgilio, en la Divina Comedia encuentran a Ulises ardiendo en el octavo círculo del Infierno por haber intentado llegar a la montaña prohibida. ¿Fue como un alma muerta? No. Era un ser viviente sediento de conocimientos. Pero Ulises -hay que saberlo- fue afortunado, pues arrancó la Rama de Oro -que es el pasaporte para regresar al país de los vivientes- y rompe con la profecía de Tiresias, el profeta ciego, que señaló que el héroe no hallará la dicha en su palacio de Ítaca y que la Muerte le llegará del mar.
En la palabra está la sensibilidad, la vibración que ennoblece la lucha dramática con el objeto. (Esta es en parte la razón por la cual desde el gobierno se fue generando irritabilidad, ceguera, egolatría, revoluciones orales. Imbecilidad estructural, sin duda.) Hay siempre una serena desesperación. Por eso el auténtico poeta busca su propio tono, su propio clima, en un lenguaje exento de complicaciones, anhelando una mirada humanísima, pero sensible a las cosas sencillas y cotidianas.
Vivimos en una suerte de comedia humana tan colorida que por momentos nos impide una interpretación dramática. En estos años de globalización la palabra parece caer en un abismo, y el estilo del país del norte, los audiovisuales o las empresas del sol naciente generan una civilización que sobrevive a costa de un fantasma que parecía atravesar Europa.
Arquíloco satirizó a los dictadores: "Hoy es Leófilo quien manda. Leófilo es el amo absoluto. Todo repta a los pies de Leófilo. No se oye más que a Leófilo". Recordemos que este nombre, un apodo, significa "amigo del populacho".
En cada momento hay que elegir. Frente a las situaciones morales, patrióticas o familiares, hay que elegir. Elegir ya no es una posibilidad. Sartre nos advirtió: "Uno está condenado a la libertad". Es aquí donde aparece el peligro del fascismo.
Desde estas diferentes miradas cómo elegir la de nuestra ciudad sin caer en configuraciones equívocas o sin sentido verdadero. Ante ciertas ciudades, ante algunas aldeas, nos enfrentamos a lo inteligible y, a veces, a lo ininteligible. Estamos intentando aproximarnos a una lectura profunda, a una vigorosa vivencia. Podríamos arriesgar afirmando que Buenos Aires es metáfora, desplazamiento. Si esto fuera así cabría admitir que existe un horizonte de silencio en el cual nos perdemos, en el cual buscamos una identidad, una palabra. Una suerte de universalidad donde nos sumergimos en aquellas palabras de Thomas Merton cuando habla del sumergirnos en el aprendizaje de la entrega personal, “a la autoridad de un Dios invisible”.
Dejo, querido lector, que cada uno defina el aliento poético en ese espacio infinito de fracciones. No se olvide de aquello que recordaba Ionesco: “Pensar contra la corriente del tiempo es heroico; decirlo, una locura”. Hasta la próxima semana, si las martingalas de los políticos lo permiten. Ahora, me voy a caminar las calles de ciudad. Intentaré ignorar el frío, la suciedad de sus calles, los harapos, las plazas ocupadas, la pobreza, la prostitución en cada cabina telefónica, en cada parada de colectivo, la demencia de pobres seres cobijados por cartones, los niños alimentados por mate cocido, porro y cerveza. Caminaré solo, por supuesto.

Carlos Penelas
Buenos Aires, agosto de 2011