martes, 19 de julio de 2011

HOMENAJE

Aquella noche un, 23 de mayo, pensaste que más allá al otro lado del miedo está el lugar del último perdón. Tú Galicia entrañable y tu desaparición, con un frío blanco y tranquilo, donde hay una sonrisa de paz para todos los labios.
Te fuiste padre, para siempre. Había una serenidad infinita en tus ojos cerrados. Ahora, detrás de la muralla es tu hermoso dormir, siempre quieto, sin color y sin fin.
Te extraño y te admiro por tu formidable capacidad de querer y tu escuela de voluntad y trabajo. Tu amor se torna letra en mi pluma, te atesoro en la mirada y el latido libertario, llevo tu sello. Por ello quienes somos tú retoño también te bendecimos, te anhelamos y te amamos.
Tu silencio, tu quietud y las tinieblas imperarán sobre la nada. Infinitos seres recrearán la historia ácrata infinita veces. Con amor hecho utopía.

Osvaldo Abel López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.