sábado, 8 de abril de 2006

Antonio Porchia

nació en Catanzaro en 1886; falleció en Vicente López, Buenos Aires, en 1968. “Autor de una única obra, Voces, publicada originalmente en 1943 por la Agrupación de Gente de Artes y Letras Impulso, de La Boca, presidida por el pintor Fortunato Lacámera, y reeditada en numerosas ocasiones. En 1950, un artículo del crítico francés Roger Callois, que había traducido el libro al francés, despertó en el país la curiosidad por conocer sus escritos. Relanzada en 1966, la obra logró el elogio de poetas tan diversos como Octavio Paz y André Bretón” (1).
Roberto Juarroz manifestó: “Aunque en cierto modo fue un enamorado de la vida, Porchia vivió casi como si no viviera. Y análogamente, aunque fue un amante del pensamiento y la palabra, escribió casi como si no escribiese. Si unimos esto a dos de sus rasgos más notables, la profundidad y la intensidad, tal vez quepa sospechar en él esa peculiar distancia interior donde en algunos raros hombres se hospedan con insólita fuerza el ser y el no ser de las cosas, Es probable que el reconocimiento de esa cortante dialéctica esencial, como punto de mira para interpretar el mundo y también como excepcional experiencia de sabiduría, constituya una de las claves fundamentales para comprender o recibir esta obra” (2).
Notas
1 Varios autores: Enciclopedia Visual de la Argentina. Buenos Aires, Clarìn, 2002.
2 Juarroz, Roberto: “Antonio Porchia: El apogeo del aforismo”, extraído de "La fidelidad al relámpago, conversaciones con Roberto Juarroz", Universidad de México, Vol. XXXVIII, nueva época, número 16, México Agosto de 1982, en http://www.poeticas.com.ar/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.