jueves, 9 de febrero de 1995

LOS GAUCHOS JUDIOS

por Alberto Gerchunoff. 

Alberto Gerchunoff nació en Proskuroff en 1883, y falleció en Buenos Aires en 1949. Fue escritor y periodista. “A su llegada a la Argentina, se trasladó con su familia a la colonia judía de Moisésville, en Santa Fe, y posteriormente a la colonia Rajil, en Entre Ríos. Allí transcurrió su infancia y trabajó de agricultor y boyero. En 1895 viajó a Buenos Aires, donde trabajó de obrero fabril, vendedor ambulante y, finalmente, en periodismo. Fue redactor del diario La Nación, donde publicó relatos sobre su niñez en Entre Ríos. Amigo de Juan B. Justo y Alfredo Palacios, se afilió al Partido Socialista. Entre sus obras se destacan Cuentos de ayer; Entre Ríos, mi país; Historias y proezas de amor; Pequeñas prosas, La clínica del Dr. Mefistófeles; El problema judío; Argentina, país de advenimiento; Buenos Aires, metrópoli de mañana y El pino y la palmera, entre otras”. Forma parte de la «generación del 900», la cual -afirma Eduardo Romano- «significó una eclosión trascendente para las letras argentinas. Baste nombrar para probarlo a algunos de sus integrantes: Leopoldo Lugones, Ricardo Rojas, Manuel Galvez, Emilio Becher, Alberto Gerchunoff, Roberto Payró, Angel de Estrada, Enrique Larreta». 
Su obra mas conocida fue escrita para celebrar un momento culminante de nuestra historia. Beatriz Sarlo señala que “la celebración del Centenario no fue sólo oficio de poetas de origen argentino o americano. La inmigración se hizo presente a traves de un libro de relatos y estampas: Los gauchos judíos, de Alberto Gerchunoff. No debe extrañar ni el prólogo del tradicionalista regionalista Martiniano Leguizamón ni la prolongada fortuna de este libro. Las razones son varias. Está la calidad de la evocación en Ias estampas costumbristas y los relatos sobre la colonia judia de Rajil, en Entre Ríos. Aunque estos textos de Gerchunoff participan de la naturaleza mixta del recuerdo autobiografico, el 'cuadro' y la estampa; no son simples testimonios. EI tono eglógico de la evocación proviene de una cuidada elaboracion literaria. Pero una razón actuai de su pervivencia -que de algun modo es independiente de la historia del género pero no de las ideologías que pesaron sobre la literatura argentina- es el carácter apologetico de Los gauchos judios. (...) Existieron algunas pocas colonias como la de Rajil: son las que, como expelidas de un cuerno de la abundancia, se presentan a rendir tributo aI Centenario». 
En esta obra. publicada en La Nación entre 1908 y 1910, el escritor «muestra -a criterio de Estela Dos Santos- el grado de asimilación de la colectividad hebraica a la vida argentina. Asimilación de Ia que el mismo Gerchunoff fue el ejemplo». 
Decadas mas tarde, el libro fue Ilevado al cine. Jorge Miguel CouseIo afirma que «La briosa versión de Los gauchos judios (Jusid, 1975), con la originalidad de una interrelacion folclórica nunca tocada por el cine argentino, sufrió el torpe tronchamiento de la censura, que no admitió en imagenes pasajes que· cuatro generaciones de estudiantes leyeron en Ia prosa de Alberto Gerchunoff".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.